Practicando la Gratitud

"Cuando despiertes por la mañana, piensa en el precioso privilegio de estar vivo, de respirar, pensar, disfrutar y amar."
Marco Aurelio

 

GRATITUD es levantarme en la mañana con la certeza de que tengo una nueva oportunidad que me ofrece el Universo de lograr lo que deseo; de conectar conmigo misma, en amor.

Agradecer es tener pensamientos alineados en todo momento. Es estar presente en mi ahora, de modo que, cuando desee ver el pasado, sepa que hice lo posible por construir recuerdos de felicidad, de satisfacción; y pueda dar gracias por lo alcanzado.

Ello no significa que no doy gracias por aquello que no me encantó. Estas otras formas de amor son las que más gracias merecen porque me sirvieron de impulso y aprendizaje para ser mejor hoy, y así sucesivamente.

Presente en mi ahora, sé que mi futuro es espectacular porque cada segundo de lo que hago y agradezco es un paso más hacia mi porvenir.

GratitudSi tú también eliges vivir en gratitud, te comparto una receta personal que puedes aplicar todos los días, segundo a segundo; y que te ayudará a mantenerte activa y en armonía con el todo. Una manera chévere de poner la gratitud en práctica es hacerlo holísticamente (siendo parte del todo), integrando los 4 niveles de energía humana: cuerpo físico, mental, emocional y espiritual.

¿Cómo se aplica? Da las gracias de forma activa y creativa (mental), expresando tus sentimientos (emocional), reconociendo cada una de las partes de tu cuerpo (físico) y sobre todo, cargando absoluta energía de amor (espiritual).

A continuación, veintiuna -de las tantas- formas de agradecer (y que no tienes que aplicar necesariamente en este orden):

  • amar
  • sonreír
  • abrazar (puede ser un abrazo energético a distancia de corazón a corazón)
  • elegir ser feliz
  • hablar positivo
  • vivir en el ahora
  • pintar mandalas
  • tomar fotografías
  • dedicarte tiempo y cuidado
  • amarte a ti misma
  • conectar con tu pasión innata
  • mirar y disfrutar de ver crecer a tus seres amados, mascotas y hasta tus plantas
  • hacerte una con la naturaleza
  • contar las bendiciones diarias
  • crear música que te haga vibrar
  • ser generosa contigo y tu entorno
  • ser compasiva contigo y con los demás
  • dejar ir la culpa y hacerte 100% responsable
  • practicar Ho’oponopono (repetir “Gracias” y “Te amo” tantas veces como puedas en el día)
  • dejar saber a las personas cuánto te importan (con una llamada, un mensaje de texto, un regalo, besos, creyendo en ellas, sorprendiéndolas…)
  • llevar un diario de gratitud
  • tomar café o
Colorear Mandalas

Estas dos últimas son la base de mi día para agradecer. En las mañanas, escribo por todo lo que siento que debo dar gracias, tanto del pasado, del presente y del futuro, en mi Diario de Gratitud. Además, tomo una foto de mi café de la mañana, la cual acompaño con un texto de agradecimiento y la comparto en mis páginas de Instagram y Facebook, @cafecongratitud.

Te invito a hacer comunidad conmigo en este esfuerzo de agradecer. Toma una foto de tu café o tu té mañanero [o de tu vino del atardecer] y súbela a tus redes sociales con el hashtag #cafecongratitud para que juntas demos intención y propósito a este acto de agradecer.

También, puedes hacer una lista de tu forma individual de agradecer, para conectar con el amor y la felicidad. Coloca tu lista en un lugar que veas a menudo, de modo que descubras y cuentes las recompensas que te llegan y elevan tu calidad de vida.

Recuerda, la gratitud es la base de tu felicidad y del amor a ti misma.

Abrazos llenos de bendiciones, amor y gratitud.

Carmen Lebrón
HolistiKarma

Instagram.com/holistikarma
Facebook.com/holistikarma


8 comentarios

  • aXsQLFCtqOfp

    TDumRdBwv
  • HynpEhQfIlUe

    kBMOJRcX
  • XFtroEwUvfmgzO

    RoQIVfkh

Dejar un comentario