El Té, ¡toda una experiencia!

Una taza de té, es más que una simple bebida, es toda una experiencia... especialmente cuando uno se detiene a deleitarse con su sorprendente aroma y su singular sabor.

Desde los monasterios budistas hasta los finos “Tea Shops” en Inglaterra, el té ha sido reconocido por sus propiedades curativas y meditativas. A diferencia de otras bebidas, el té nos lleva a un estado de relajación y tranquilidad.

El té es la segunda bebida de mayor consumo en el mundo después del agua pura y requiere de unas manos cuidadosas al momento de cosechar sus hojas.  El nombre científico del arbusto del té es “camellia sinensis” y se le clasifica según el lugar de orígen y de su proceso de elaboración. Explicamos a coninuación.

El té negro es el más conocido por el público general.  Los más famosos de esta tipo vienen de regiones particulares de India como el “Darjeeling” o “Assam”, de Sri Lanka como el “Ceylon” y de China como el “Lapsang souchong”.  Cada uno tiene un sabor y olor diferenets pues obtienen sus características según la región donde se cultivan.  Otros tipos como el “Earl Grey” o “English Breakfast” son mezclas exquisitas de éstos tés negros.  Por su proceso de elaboración, el té negro contiene cafeína, pero nunca llega ni a la tercera parte de la cafeína del café. Por otro lado, provee unos antioxidantes llamados “flavonoides” que los estudios muestran nos ayudan en la prevención del cáncer y problemas cardiácos, además de reducir el colesterol.

El té verde es considerado un té “puro” porque su proceso de elaboración no atraviesa por la etapa de oxidación que distingue a los tés negros. El verde es una excelente alternativa para las personas que están tratando de dejar el consumo excesivo de café. Varios estudios científicos han demostrado que el té verde contribuye a reducir los riesgos de desarrollar cáncer y ayudan a una mejor digestión, por lo que regulan el peso y también nos ayudan a lucir una piel más radiante.

Las hojas "jóvenes” de la planta son las que se utilizan para el llamado té blanco y su ternura es lo que le da su carácterística suavidad y delicado sabor.  Se recomienda tomarlo sin ningún tipo de endulzante para sentirle su sabor y potenciar sus propiedades. En varios estudios se ha encontrado que el té blanco contiene antivirales que lo hacen ideal para prevenir enfermedades. Si sientes los primeros síntomas de un resfrío, una taza de esta bebida te hará sentir mucho mejor.

El té rojo o “rooibos”, técnicamente no es té, ya que proviene de otro arbusto que es nativo de Sur África y no contiene cafeína.  Es utilizado como ingrediente en la elaboración de cosméticos naturales ya que su alto contenido de antioxidantes ayuda a prevenir el envejecimiento prematuro de las células.  También es conocido por aliviar el insomnio, los dolores de cabeza y reducir estados de ansiedad.

Las tisanas o infusiones pueden ser de una gran variedad de plantas medicinales como la manzanilla, la lavanda, el limoncillo, el jenbibre, entre otras.

Hoy en día podemos encontrar maravillosas combinaciones de té con frutas y una diversidad de especias que realzan o acompañan su exquisito sabor.  También, según la época del año, se puede disfrutar frío o caliente.

Busca té orgánico certificado de “Comercio Justo” o “Fair Trade”, de esta forma tienes la garantía de estar consumiendo un té gourmet de alta calidad, a la vez que contribuyes al desarrollo social de pequeñas comunidades y cooperativas que lo cultivan de forma ecológica, sin utilizar químicos ni pesticidas.

Disfruta de los pequeños momentos que nos regala la vida.  Tómate un té.

Por Karla Durán
Co-credora de La Chiwinha, la primera tienda de Comercio Justo en Puerto Rico



Dejar un comentario